Manejar con Lluvia
Manejo Cuidadoso

Durante los meses de invierno los conductores deben extremar las medidas de precaución al momento de conducir, especialmente en días de lluvia, pues las pistas mojadas se vuelven resbaladizas lo que puede ocasionar graves accidentes. Para evitarlo te damos algunas recomendaciones que te mantendrán a salvo a ti y a tus acompañantes.

Como el agua reduce la adherencia al suelo, es importante revisar las llantas de tu vehículo y comprobar que estas no presenten un desgaste excesivo. Si notas que la cocada ha perdido profundidad, es mejor cambiarla, porque una llanta muy lisa pierde fricción y puede hacer que tu auto patine sobre la pista.

También es vital que mantengas control sobre la velocidad y conduzcas mucho más despacio de lo que lo haces normalmente. Esto incluye evitar las salidas y frenadas bruscas. Quizás te tome más tiempo llegar tu destino pues podría haber más tráfico, pero como dice el dicho “más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto”.

Jamás conduzcas a velocidad sobre un aniego porque no sabes qué podría esconderse bajo el agua. Podría tratarse de un pequeño e inofensivo charco o de un gran hueco que cause un grave daño a tu auto. El agua puede afectar tu motor o tu sistema eléctrico y el golpe de un bache puede perjudicar tus llantas o tu suspensión.

Chequea que los jebes de las plumillas de tu auto estén en buen estado. Si están rotos o desgastados de nada te servirán para limpiar tu parabrisas durante la lluvia, o lo que es peor, podrías hacerle algunas rayaduras al vidrio.

Finalmente verifica el sistema desempañador de tus vidrios pues el frío de la lluvia, en contraste con el calor de la cabina, hará que rápidamente tus ventanas se llenen de vapor (empañen). Activa el desempañador a tiempo y así no perderás visibilidad por esa reacción.