Cada día las marcas automotrices implementan nuevas tecnologías para mejorar la seguridad de sus vehículos lo que se ve reflejado en las presentaciones de sus últimos modelos. Estas tecnologías se han aplicado más a la seguridad activa que a la pasiva, es así que ahora encontramos autos con cada vez más funciones autónomas para la conducción segura.

Una de estas tecnologías es el Limitador Inteligente de Velocidad, que funciona con sensores para identificar y reconocer señales de tránsito y regule la velocidad cuando se está excediendo, siempre y cuando el conductor active esta opción.

Otra tecnología similar es el Active City Stop, un sistema de detección de accidentes por alcance, que cuenta con un radar en la parte superior del parabrisas para detectar posibles obstáculos y prevenir impactos.

El Asistente de Precolisión con Detección de Peatones es otro elemento de seguridad, este se encarga de detectar la presencia de un animal o peatón que puedan cruzarse repentinamente en la trayectoria del vehículo. El sistema actúa de forma inmediata mejorando la respuesta de frenado si es que el conductor no lo hace cuando se encienden las alertas.

La mayoría de estas nuevas tecnologías para la seguridad de conducción funcionan con una serie de sensores y cámaras como el sistema de alerta de cansancio, el sistema de información del ángulo muerto, el sistema de luces autoadaptables y los conocidos ESP y frenos ABS.

Y en cuanto a la seguridad pasiva ahora existen autos con airbags para peatones que se encuentra en el capó, y que se activa en caso de que el vehículo impacte con una persona, para que esta sufra menos lesiones.